martes, 11 de octubre de 2011

Dia de la mujer Boliviana

¿Por qué el 11 de octubre es Día de la Mujer Boliviana?
el 11 de octubre como Día de la Mujer Boliviana en honor al nacimiento de la escritora, maestra, poetisa y luchadora social Adela Zamudio Ribero, precursora de la educación laica y de la reivindicación pedagógica, social y cultural de las mujeres bolivianas.

HISTORIA DE ADELA ZAMUDIO




Adela Zamudio nació en Cochabamba el 11 de octubre de 1854, un día miércoles, "a la hora 4:45, poco antes de romper el alba, en su alojamiento de la casa quinta de Juan de la Cruz Torres y María de las Nieves Moscoso de Torres, destinada a convertirse cinco años más tarde en el monasterio de las Capuchinas", informa Augusto Guzmán en su "Biografía de una mujer ilustre".
Su nombre completo era Paz Juana Plácida Adela Rafaela Zamudio Ribero. Sus padres unos nobles propietarios de minas en Corocoro, La Paz, dato que generó una confusión sobre el lugar de nacimiento de la poetisa. Pero Guzmán lo aclaró debidamente y una sobrina de Adela, Gabriela Taborga Villarroel, aportó con la partida del bautizo celebrado en la Catedral y otros documentos certificando que Zamudio nació sin duda en Cochabamba, cuando sus padres vacacionaban en este valle.
Respecto a los primeros años escolares de Adela Zamudio, que según Guzmán se iniciaron en la escuela del Beaterío de San Alberto en Cochabamba, hay una discrepancia con Gabriela Taborga, quien sostiene que "la poetisa aprendió sus primeras letras en Corocoro, en la edad genéricamente llamada pre-escolar, y no en el Beaterío de San Alberto de Cochabamba, al que asistió sólo dos o tres gestiones, cuando y era adolescente de doce y trece años".
Se dice que durante su permanencia en Corani y Colomi (de donde su familia se desplazó luego al Chapare), la niña Adela Zamudio solía visitar la casa solariega de Nataniel Aguirre, el gran escritor que sin duda impactó con su "Juan de la Rosa" en el espíritu de la futura poetisa; y en el curso de esas visitas Adela fue gestando uno de sus primeros poemas escritos siendo adolescente, al que tituló simplemente "Poeta".
La Alondra Solitaria
Al cumplir 15 años, en 1869, Adela Zamudio publicó en "El Heraldo" su primer poema titulado "Dos Rosas", y ya entonces firmaba bajo el pseudónimo de "Soledad", nombre de guerra que además de delatar la melancolía de su carácter, revela que entre sus primeras lecturas literarias figura la novela de Bartolomé Mitre titulada precisamente "Soledad".
Bartolomé Mitre llegó al Alto Perú (hoy Bolivia) junto al abuelo de Adela Zamudio,  Máximo Zamudio, quien fue secretario de comando en el ejército auxiliar argentino del general Castelli, durante la Guerra de la Independencia. Ese pasado heroico y glorioso que corría en la venas de Adela Zamudio, influyó indudablemente en la formacón de su espíritu libertario.
La Maestra en su trinchera
En su valerosa defensa de los derechos de las mujeres de recibir esmerada educación, Adela Zamudio reclamó la necesidad de introducir el laicismo en los programas académicos nacionales, lanzando algunas propuestas audaces para su época, como la instauración del matrimonio civil, el derecho al divorcio y la separación de los poderes de la Iglesia Católica y del Estado. Impulsó la enseñanza gratuita y laica, denunció fuertemente el "primitivismo patriarcal" de la sociedad y la explotación y dominación imperante.

Pierini se convirtió en el enemigo número uno de Adela Zamudio en una guerra a muerte que comenzó cuando la maestra fue encomendada por el gobierno de Ismael Montes para dirigir la primera Escuela Fiscal de Señoritas, fundada por ella.
En 1913, año en que Adela publica su novela epistolar "Íntimas",  el sacerdote busca anular el plan pedagógico liberal de Zamudio creando paralelamente una "Escuela Superior de Señoritas" de rigurosa disciplina católica.  Pierini emprende ese proyecto movilizando a su "Liga de Señoritas Católicas" que organiza un "gran concierto infantil" a fin de recaudar fondos para dicha escuela, y entre los números programados se anuncia la presentación de una obra teatral muy de moda en el "gusto moderno" de la época: "La viuda alegre" de Franz Lehar.


Pionera del feminismo boliviano
Adela Zamudio alentó con todos sus esfuerzos la formación del pensamiento feminista. Y bajo ese influjo, en 1921 apareció en Oruro el primer número de la revista "Feminiflor" dirigida y escrita por mujeres que fortalecían el ideal de la liberación femenina; y en 1923 se constituyó en La Paz la primera organización autónoma de mujeres que luchó por los derechos políticos, el Ateneo Femenino.
En 1926 apoyó públicamente la Ley de Divorcio, sancionada en 1932. Estuvo a la vanguardia por las reformas democráticas y exigió la separación de la Iglesia y el Estado. En este periodo se incorporaron las mujeres al movimiento sindical, con sindicatos propios y con la Federación Obrera Femenina.
A la hora de la coronación, el poeta ingresó al Teatro Achá vistiendo una capa al estilo del príncipe de Kropotkín y exclamó con su sonora y aguardentosa voz esta célebre frase: "Vengo de capa a rendir homenaje a una mujer de espada".
Adela Zamudio murió dos años después, el 2 de junio de 1928 y dejó escrito su epitafio con estas palabras: "Vuelo a morar en ignorada estrella". No en vano le decían la Alondra Solitaria.

Adela Zamudio

(1854 - COCHABAMBA -1928) Es una de la mujeres más admiradas del pueblo boliviano, la más brillante de las escritoras. En sus obras literarias, se subrayan las vivencias reales, los sentímientos del tiempo en que vivió. Escribió con un tono claro de crítica social, reflexionando sobre las diferencias abismales entre mujeres y hombres, ricos y pobres, blancos e indígenas en su país. Zamudio fue pionera en la denuncia de un sistema político y social que discriminaba a la MUJER.
A los 62 años de edad Adela Zamudio difundió ampliamente su perspectiva feminista sosteniendo que: Quien ha defraudado en su destino a la mujer es el hombre, en todas las épocas. "Desde la compañera del hombre en la edad de piedra hasta la ciudad de Esparta y la matrona romana...la mujer se educaba para el hombre, no para sí misma
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada